Presos ayudan a construir viviendas para la Región

De: maria angelica mahomond

Presos ayudan a construir viviendas para la Región 
Construyen paneles de sistemas sanitarios asesorados por la facultad de Arquitectura de La Plata.

Un grupo de internos detenidos en la Unidad Nº 18 de Gorina, construye paneles de hormigón de sistemas sanitarios para instalar en casas prefabricadas. Para desarrollar esta actividad están asesorados por profesores de la Facultad de Arquitectura que llevan adelante un proyecto de extensión financiado por la Universidad Nacional de La Plata.

Por el momento, son 14 detenidos en esa unidad penitenciaria que fueron seleccionados por las autoridades. La intención de la iniciativa es articular este trabajo con otras tareas que se llevan adelante en la facultad y que tienden a impulsar la construcción de viviendas de bajo costo para sectores de escasos recursos.

El sistema sanitario que construyen los presos de Gorina se ensambla y son compatibles con viviendas que desarrollan otros equipos que colaboran con organizaciones sociales y gubernamentales para afrontar el déficit habitacional en sectores sociales postergados.

El Proyecto de Extensión denominado "Construcción, Capacitación y Desarrollo Tecnológico- Productivo" de la Facultad de Arquitectura tiene por objetivo la integración social y el desarrollo de nuevas habilidades en la construcción. Es una iniciativa destinada a internos del Servicio Penitenciario Bonaerense junto con los Tutelados del Patronato de Liberados de la Provincia de Buenos Aires. Dirigido por el arquitecto Carlos Cremaschi, el proyecto trata de tener un campo de acción en un sector marginado de la sociedad.

En la actualidad está en marcha en la Unidad 18 de Gorina que tiene la particularidad de que sus internos entraron en condición de drogodependientes. A través de un convenio con la empresa Sisbetón que brinda los moldes para la construcción, en conjunto con el asesoramiento técnico de la Facultad de Arquitectura, se capacita a los detenidos a través de la modalidad de Aula-Taller para generar un espacio de reflexión.

Con un grupo de 14 internos y en una regularidad de dos veces por semana, se construyen paneles de hormigón con instalaciones sanitarias para poder montar casas. Son modelos compatibles con cualquier construcción y de fácil traslado, y se aplican mediante técnicas novedosas y económicas que resuelven la nivelación y la lisura de los moldes.

El proyecto tiene la idea de producir dentro y generar el montaje fuera de la cárcel con los presos que pueden salir. "Nosotros hicimos una cuenta que es que si uno de cada cien presos de la provincia se integrara a este programa trabajando 8 horas por día, se podría obtener la mano de obra de 300 casas por año", explicó el arquitecto. Además, obtienen un certificado de aptitud técnica nacional, que posibilita la futura comercialización de lo producido.

El director de la experiencia sostiene que este programa les interesa mucho por dos motivos: "porque este es uno de los tantos sectores necesitados de que la Universidad intervenga, y porque tenemos la idea de que es posible generar un mecanismo de reinserción social".

FUTURO

"Creo que podemos hacer cosas útiles y que aspiren hacia el futuro. Cuando trabajamos en extensión pensamos en sistemas que sean sustentables, que intenten cambiar la balanza social", concluyó Carlos Cremaschi, director del proyecto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Seguinos por Email