LA SOMBRA DE LA CONTAMINACIÓN

INSPECTORATE, LA SOMBRA DE LA CONTAMINACIÓN EN VILLA DOMÍNICO

“Hijo de puta, dejate de joder con el Laboratorio, te vamos a incendiar la casa ¡Viva Cacho Alvarez!”

Este es el cobarde llamado que han recibido algunos vecinos del barrio que han encarado la lucha contra la instalación del Laboratorio de la Empresa Inspectorate. Denuncio públicamente este hecho deleznable, y hago responsable por cualquier perjuicio para la salud y las propiedades de las personas que con todo derecho están reclamando, al intendente municipal, Baldomero Cacho Alvarez, quien, como empleado del pueblo de Avellaneda, debería pronunciarse y dar las explicaciones del caso.

Desde hace ya varios meses, los vecinos que vivimos en los alrededores de la calle Mariano Moreno al 4200, Villa Domínico, estamos con el corazón en la boca. Angustiados, y no precisamente por causas naturales, sino por culpa de la ambición de unos pocos, empresarios y funcionarios. Es que en esa calle, con dirección 4254/6, y con salida por Herrera 127, se instaló un laboratorio de la empresa Inspectorate. Esta empresa, según ellos mismos lo afirman en su sitio web (www.inspectorate.com.ar ), manejan sustancias que son peligrosas para la salud humana. Textualmente:

“…la empresa ofrece servicios de asesoramiento en áreas como seguridad e higiene y petróleo, que comprenden:

  • Auditoria en seguridad e higiene.
  • Estudios de impacto ambiental.
  • Análisis de riesgos ambientales y de seguridad.
  • Investigación y remediación sobre tierras contaminadas.
  • Manejo de Residuos.
  • Servicios de Laboratorio (análisis químicos y microbiológicos).
  • Servicios de control de cantidad y Calidad en cargamentos de petróleo y sus derivados..”

Nuestro barrio está ubicado en una zona residencial R2, donde se pueden admitir – según la última zonificación aprobada por el Concejo Deliberante- industrias inocuas (que no pongan en riesgo la salud), cuya habilitación date de una fecha anterior al 1° de enero de 1997. Nada de esto ocurre con Inspectorate.

El laboratorio en cuestión comenzó a instalarse el año pasado (2008), y como dijimos más arriba, maneja sustancias peligrosas para la salud de las personas. Consta de alrededor de 25 chimeneas que, seguramente, expulsarán a nuestro aire gases que en el interior de la planta no se pueden respirar. Además, la zona consta de cloacas por las cuales también pueden eliminar sus desechos, haciendo aún más peligrosa su labor.

Los primeros reclamos hacia la Municipalidad administrada por el señor Baldomero Cacho Alvarez –el mismo que ahora presenta una candidatura “testimonial” por un cargo que no va a asumir en caso de ser elegido- fueron hechos el 12 de setiembre del año pasado, con la presentación de sendas notas en la delegación municipal de Villa Domínico y en la Secretaría de Medio Ambiente, con más de 200 firmas. Ese reclamo fue absolutamente ignorado por las autoridades municipales.

Fue entonces que entró en escena el Foro de Salud y Medio Ambiente, que a través de afiches y volantes masificó aún más la información y la protesta. Integrantes del Foro nos reunimos con miembros de la gerencia del laboratorio, los que nos dejaron aún más preocupados, con frases tales como “no todas las chimeneas van a ventear gases, sólo lo hará el 50% de ellas” (lo que confirmaba nuestras sospechas); “los automóviles también producen contaminación y nadie los prohíbe”; “nunca tuvimos ningún problema de escape o derrame” (lo que dejaba en claro la posibilidad de que ello ocurriera). Ante esta realidad, los vecinos empezaron a reunirse en el Club Argentino de Domínico; allí se comenzó a actuar con mayor coordinación. Se decidió entonces encarar otra campaña de junta de firmas para hacer una nueva presentación a la Municipalidad, pero esta vez exigiendo el retiro definitivo del laboratorio de la zona (N° de Expediente 4004-1-20998-2009-0). Se juntaron más de 1000 firmas hasta el momento, presentándose alrededor de 800 el 28 de abril próximo pasado, con plazo de diez días para que la administración Cachista diera una respuesta. Con la soberbia que la caracteriza, ésta otra vez ignoró la voluntad de los vecinos.

La instalación del laboratorio Inspectorate en una zona poblada es una muestra más del desprecio del empresariado hacia la vida y la salud de las personas, en busca de rentabilidad a cualquier precio; y de la casta política que sólo busca a la ciudadanía cuando necesita votos para ocupar sus cargos, pero que luego se olvida de ella para acomodar sus propias vidas. La empresa dice que “esta todo bien”, “que nunca va a pasar nada”, y el municipio, en vez de velar por la voluntad popular, lo hace por los intereses empresarios, y dice que “el laboratorio está en regla”. No importa lo que éste arroje al aire por las chimeneas que se ciernen sobre nuestro cielo como agujas amenazantes. No importa lo que pueda tirar a nuestras cloacas. No importa que las substancias que ahora recorren nuestras calles puedan derramarse por un accidente. No importa que las casas lindantes corran riesgo por cualquier accidente en un laboratorio separado sólo por paredes (imagínense el desastre que puede ocasionar un incendio). No importa que se violen las leyes provinciales y nacionales que nos amparan (11723, provincial; 24051 y sobre todo 25675, nacionales). Ésta última reza en su artículo cuarto:

ARTICULO 4º — La interpretación y aplicación de la presente ley, y de toda otra norma a través de la cual se ejecute la política Ambiental, estarán sujetas al cumplimiento de los siguientes principios:

Principio de congruencia: La legislación provincial y municipal referida a lo ambiental deberá ser adecuada a los principios y normas fijadas en la presente ley; en caso de que así no fuere, éste prevalecerá sobre toda otra norma que se le oponga.

Principio de prevención: Las causas y las fuentes de los problemas ambientales se atenderán en forma prioritaria e integrada, tratando de prevenir los efectos negativos que sobre el ambiente se pueden producir.

Principio precautorio: Cuando haya peligro de daño grave o irreversible la ausencia de información o certeza científica no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces, en función de los costos, para impedir la degradación del medio ambiente. .

Principio de equidad intergeneracional: Los responsables de la protección ambiental deberán velar por el uso y goce apropiado del ambiente por parte de las generaciones presentes y futuras.

No importa, para los señores funcionarios, que se viole el artículo 28 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires, y el artículo 41 de la Constitución Nacional.

No importan los derechos de los habitantes de este suelo a una vida saludable y digna, a un medio ambiente sano. A vivir con tranquilidad.

Para estos señores, sólo vale que algunos se llenen los bolsillos a cualquier costo.

Los vecinos de Villa Domínico no nos resignamos. No olvidamos que en el año 1993, en Avellaneda centro, 7 personas murieron por emanaciones provocadas por sustancias arrojadas en las cloacas, y nadie pagó por ello. “Casualmente” (¿o no tanto?) aquél trágico hecho sucedió durante la administración que tenía como secretaria de medio ambiente a la señora Capellini (la misma que ahora), y el mismo intendente (el ya mencionado Cacho Alvarez).

Queremos vivir nuestras vidas dignamente y sin angustias. Vamos a seguir peleando por ese derecho, por más que no quieran escucharnos: lo van a tener que hacer.

Aunque los cobardes nos amenacen, no podrán detenernos, porque lo que está en juego es nuestra salud y las de nuestros seres queridos

Inspectorate, por más poder multinacional que tenga, tendrá que irse de nuestro barrio.

Gustavo Robles

Vecino de Villa Domínico

Miembro del FORO DE SALUD Y MEDIO AMBIENTE DE AVELLANEDA

(17-5-2009)

cel: 154 085 0862

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Seguinos por Email