No es lo mismo el “Modelo de Gobierno Ka” que el “Proyecto Nacional” del Lider.



No es lo mismo el "Modelo de Gobierno Ka" que el "Proyecto Nacional" del Lider.

EL PROYECTO NACIONAL
Introducción

       En un ensayo ya clásico para todo lector de lengua castellana, José Ortega  y Gasset dejó sentada esta verdad política a menudo olvidada: "la realidad histórica efectiva es la nación y no el Estado". Complementada y aclarada por otra; que dice que el Estado "es tan solo un instrumento para la vida nacional".    

      Lo apuntado resulta premisa válida en todo esclarecimiento acerca de una noción de nuestro tiempo, con justa fortuna, cual es la de Proyecto Nacional, que ha sido definido por los entendidos como un "esquema concreto y coherente de objetivos, instrumentos y distribución  de responsabilidades, conocido, aprehendido, consentido y aceptado por la colectividad y por su mayoría efectiva y políticamente significativa y perdurable, las cuales se sienten entonces identificadas con él".  Y el mismo autor dijo bien al acotar que "muchos gobiernos han tenido su proyecto en Argentina, pero han sido proyectos de gobierno; no de país".

     Precisamente este Modelo Argentino que Juan Perón preparó personalmente y anunció públicamente el 1º de Mayo de 1974, a dos meses de su muerte física, reúne las notas  de un Modelo Nacional elaborado para ser realizado por el país.  Resulta casi obvio destacar que fue preparado por un político de genio, esto es, que estamos ante un producto resultante del intelecto teórico y de una praxis política con larga experimentación.

     Claro está: no cualquiera es un político con "una idea clara de lo que se debe hacer desde el Estado en una nación" para no alejarnos del ya citado Ortega, porque sencillamente "el Estado no es mas que una máquina situada dentro de la Nación para servir a ésta".  Y en este sentido un Modelo Nacional está a mitad de camino entre la República real y la República constitucional, que es meta  y no punto de partida, como siempre quiso la Ilustración, desde Rivadavia a nuestros días.

     Cuando Perón dice que "nuestra Patria necesita imperiosamente una ideología creativa que marque con claridad el rumbo a seguir", se coloca en un punto determinado de nuestra historia, cual es el que marca el agotamiento del Modelo Argentino anterior, y si elabora su Proyecto en 1974 y no en 1945 es porque su autor no es un mero intelectual racionalista, sino un político nato, al que se le fueron agregando dosis de intelectualidad  y ondas de información que lo habilitaron para consumar esta obra, después de trajinar durante mas de treinta años de vida argentina y mundial.

      Una lectura atenta de este trabajo que Perón define como "una propuesta de lineamientos generales, antes que de soluciones definitivas", va revelando todo lo que su pasado recoge, revisa y afila nuestro líder.  Resulta relativamente fácil rastrear hacia atrás los numerosos fragmentos ideológicos y la doctrina básica  que alimenta estos textos de 1974.  Primero que todo, aquella clase magistral  del 10 de Junio de 1945 que alguno ha calificado de acta fundacional del peronismo. No hay razón para olvidar esa doctrina y ese análisis de la Argentina del Proyecto "del 80" que el entonces coronel Perón expuso en La Plata, en esa hora de afirmación auto consciente.

       Aquella clase magistral fue pronunciada en un momento de dura ofensiva imperial contra la Argentina, y su contenido fue considerado unánimemente por la prensa colonial – local e internacional- como un desafío, la respuesta dada por un atrevido coronel de la periferia.  Y era en verdad un desafío, anunciador del Movimiento Nacional en ciernes. Digamos que la idea del Movimiento Nacional no se explica en Juan Perón sin esa idea militar de "la Nación en armas" que él expuso en el aula platense, para escándalo del liberalismo tradicional  y del "profesionalismo militar".  ¡Cómo no iba a desatar las iras de las potencias coloniales y de los enemigos internos de la Nación!

        "Un país en lucha – dijo esa vez el coronel- puede presentarse como un arco con su correspondiente flecha, tendido al límite máximo que permite la resistencia de su cuerda y la elasticidad de su madera y apuntando hacia un solo objetivo: ganar la guerra. Sus fuerzas armadas están representadas por la piedra o el metal que constituye la punta de la flecha, pero el resto de ésta, la cuerda  y el arco, son la expresión de su energía y poderío".  De allí la otra idea básica, la de "unión nacional", reiterada por Perón en los documentos fundacionales del Movimiento Nacional Peronista, concebido como respuesta ideológica al reacondicionamiento colonial que caracterizó a la Década Infame...

(Para continuar leyendo clic debajo de esta linea)
-----------------------------------------------------------------

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Seguinos por Email