Carta abierta a toda la comunidad.

Agradecemos a todos aquellos que están a favor de la vida, nos envíen su adhesión por este medio o la hagan llegar al barrio.
Nos reunimos en asamblea todos los días a las 19hs., en calle 145 y 21
Berazategui.

Esta lucha tiene un objetivo claro, buscar justicia para todas las personas afectadas por la contaminación electromagnética de las subestaciones y su cableado, y para las victimas afectadas por los transformadores con PCB, hoy le toca a nuestro barrio, pero ya les ha llegado a otros barrios y mañana le puede tocar a cualquiera.
El destino de la comunidad está en nuestras manos, no dejemos que nos roben el futuro.
Los niños del barrio y la población escolar de 25 colegios hoy necesitan el apoyo de todos sin distinción de creencias políticas o religiosas.



La vida es un derecho irrenunciable


Estamos ante una larga historia. Tan larga que sus comienzos se remontan a cuando en la Argentina los servicios públicos estaban bajo el control del Estado. Esta historia comienza en los años en que existía Segba, ya que fueron ellos quienes "pensaron" en poner un subestación eléctrica en medio del casco céntrico. La obra la ideó Segba, la autorizó el Municipio de Berazategui y algunos años después la ejecuta Edesur. La constante es que a nadie le importa la posible afectación a la salud de la gente que vive en el barrio.

Este es el punto. El electromagnetismo puede enfermar y matar. Acabar con lo más sagrado del hombre: su vida.

Edesur retoma la peregrina idea de poner en funcionamiento la que se dio en llamar Subestación Rigolleau. Convoca a una Audiencia Pública, entre gallos y media noche, en la Ciudad de Buenos Aires, publica la convocatoria en un diario local de escasa difusión y no nos avisa a los vecinos del barrio.

Cuando comienzan las obras para esta subestación en el casco urbano, ya se tenía el nefasto antecedente de la subestación Sobral, en Ezpeleta, que cuenta con cientos de enfermos y fallecidos, de distintos tipo de cáncer, en sus inmediaciones. Con este hecho la población ya había adquirido mayor conciencia ambiental y su directa relación con la salud humana. En ese momento, principios del 2005, los vecinos nos autoconvocamos en defensa de la vida.

Desde ese momento a la fecha, hubo tres recursos judiciales. Marcha y contra marcha del gobierno municipal, que detiene la obra (con bastantes argumentos) y luego la habilita (con pobres argumentos). El mismo poder comunal que firma un acta manifestando su compromiso de ir a "foros y organismos internacional bregando por la aplicación del principio precautorio", luego no cumple. En medio de esa situación hay una sentencia del Juez Ziulu, del Juzgado Federal N° 2, autorizando la obra. Una apelación presentada fuera de término, de la que no somos responsables los vecinos, sino oscuros intereses; una decisión final de las autoridades municipales que vuelven a autorizar la obra, tres momentos de represión sumamente violenta en tiempos de democracia. Y una decisión firme de lo vecinos que reclamamos el traslado de la subestación en defensa de nuestras vidas, las de nuestros hijos y de las generaciones futuras.

No es un detalle menor recordar que el Juez Ziulu basa su decisión en dos estudios solicitados a la Facultades de Ingeniería y de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata. Al respecto, hay que decir que un estudio de estas características debió haber sido interdisciplinario, por lo que se tendría que haber solicitado a la Universidad y no a las Facultades. Es necesario agregar que ambos estudios son al menos ambiguos. A saber:

• En cuanto a la Facultad de Medicina, después de desarrollar en 19 puntos que hay distintas posiciones respecto a los daños que ocasiona el electromagnetismo en su punto 20 y final dice: "Como punto de partida se propone la constitución de un Comité con docentes e investigadores de las Cátedras de Salud Pública y de Epidemiología de esta Facultad, de Biofísica de la Facultad de Ciencias Exactas, de las cátedras pertinentes y Laboratorio de Alta Tensión de la Facultad de Ingeniería, y de servicios de referencia de Toxicología (ligado con la Cátedra de Medicina Legal y Toxicología de la F.C., Médicas), de Oncología y de Hematología de hospitales provinciales. A tal efecto sería necesario, un acuerdo entre el Ministerio nacional y provincial, los municipios involucrados y las empresas de Servicios para financiar los estudios". Y en la conclusión insiste: "Así como éstas conclusiones son provisionales deben actualizarse con aportes de nueva y más amplia bibliografía, estudios y consultas".

Por otro lado, el estudio de Medicina presentados por EDESUR en la causa expresa que "Algunos estudios epidemiológicos sugieren que la exposición residencial de niños a EMF débiles se asocia a mayor incidencia de leucemias…".

Al respecto la Organización Mundial de la Salud (OMS) en una investigación denominada "Estableciendo un diálogo sobre los riesgos de los campos electromagnéticos", publicada en el año 2005, dice, bajo el titulo, "Conclusiones de las investigaciones científicas" (Pág.5): "Muchos resultados, que van desde defectos reproductivos a enfermedades cardiovasculares y neuro-degenerativas, han sido examinados, pero la más consistentes de las evidencias a la fecha es la concernientes a la leucemia en niños".

Por su parte la Asociación de Toxicología Argentina afirma, en un trabajo publicado en abril de 2005 por la Dra. Susana I. García -perteneciente a este organismo- titulado "La Salud humana y los campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja (CEM-FEB). Afirma que aún no puede deducirse que los campos electromagnéticos produzcan efectos a largo plazo sobre la salud, para luego afirmar que:"aunque no puede descartarse que bajo ciertas condiciones de exposición exista un asociación con el aumento de leucemia infantiles".

Por otro lado, debemos recordar que el biólogo Raúl Montenegro, quién preside la Fundación para la Defensa del Medio Ambiente, afirma que los valores de campo magnético permitidos en Argentina son altísimos y no tienen en cuenta los riesgos sanitarios de la población. Nuestra ley acepta que las campos magnéticos alcancen las 25 microteslas, un 8.000 por ciento más de lo que establecen las investigaciones internacionales. Montenegro explica: "nosotros consideramos que en función de los últimos trabajos hechos justamente sobre efectos de campos magnéticos que muestran que hay un riesgo a 0.3 o valores superiores a 0.3., el valor 25 no condice y no está reflejando todo lo que hoy se conoce sobre campos magnéticos. Cuando el cuerpo humano está sometido a estos campos disminuye la serie de leucocitos, o sea todas aquellas células especializadas en defendernos de las enfermedades".

Lisa y llanamente no se tiene en cuenta la opinión de los científicos y el fallo judicial niega un valor de la jurisprudencia ambiental que es el Principio de Precaución.

• Respecto al estudio de Ingeniería, hay poco para decir que el mismo es un análisis técnico respecto a la construcción, la zona por donde va el zanjeo que lleva los caños que transporta los cables de alimentación de la subestación y reconoce que no puede hacer mediciones porque la subestación no está en funcionamiento. Obviamente no habla de lo que no puede hablar. No sirve de sustento para ningún tipo de decisión. Más tendiendo en cuenta que jamás autoridad competente ha supervisado la ejecución de la obra, los vecinos sí fuimos testigos , en muchos tramos se ha realizado de noche y aún baja la lluvia, y a lo largo de todo el cableado no se han respetado ni las más mínimas medidas de seguridad de las que habla Edesur y el ENRE.

A esta altura del relato es importante comentar que después de un mes de reiniciadas las obras sin previo aviso al ENRE, OPDS, ni a los vecinos, frente al reclamo no fuimos recibidos por ninguna autoridad municipal, provincial y nacional. Nadie quiere escucharnos, ni el intendente, ni la OPDS, ni Secretaria de Política Ambiental de la Nación, ni el Gobernador de la provincia de Bs. As., ni la presidenta de la Nación a la que se le solicitó una audiencia el lunes 16 de mayo y aún no ha respondido. Mientras tanto el barrio estuvo sitiado por más de tres centenares de policías pagados por Edesur. Se llegó a pedir documentos a quienes vivíamos dentro del sector vallado, fuimos fotografiados y filmados por la Empresa Edesur, por los servicios de seguridad, por la policía de Berazategui, por personas de civil no identificada y hasta periodistas afines al gobierno municipal.
Situación que hace acordar a viejos métodos utilizados por el fascismo en todas las épocas.

Hoy estamos ante el hecho lamentable de que en pocos días más la subestación puede entrar en período de prueba, es decir puede empezar a enfermarnos. Nada de lo que se haga será poco para impedirlo. Hay una responsabilidad colectiva de hacerlo. La solidaridad es un principio básico de la sociedad, por ello es una obligación moral y espiritual a la que hoy estamos apelando.

Los vecinos seguiremos buscando que todos los sectores sociales, sindicales, ambientales, políticos, eclesiásticos, culturales, etc. Se adhieran y se pronuncien con respecto a este tema vital, porque en la unidad y fuerza de todos reside el éxito





Agradecemos la adhesión de todos aquellos que creen en la vida, la verdad y la justicia.


Vecinos Autoconvocados por la Vida
No a la Subestación Rigolleau
www.fueralasubestacion.blogspot.com
Documental Luz Mala: parte 1 - parte 2


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Seguinos por Email