Grupos de reflexión barrial: Para planificar la esperanza y vencer a la indiferencia y al miedo, juntos


Grupos de reflexión barrial: Para planificar la esperanza y vencer a la indiferencia y al miedo, juntos

Grupos de reflexión barrial
Para planificar la esperanza y vencer a la indiferencia y al miedo, juntos.

Sin partidismos y en contra de nadie. A favor de nosotros, los habitantes de Villa Corina. Para que dejemos a un costado viejas rencillas vecinales. Para preguntarnos: ¿Quién o quiénes se benefician con nuestras pequeñas divisiones? ¿Qué tipo de organización queda intacta y nunca comienza a ser cuestionada?



La primera invitación de estos grupos es a reflexionar y a pensar, junto a otros vecinos, las dificultades, inconvenientes y conflictos en común que nos acontecen día a día. Generar un espacio así, de reflexión, implica un desafío y un pequeño gran objetivo en sí mismo.

La segunda invitación es a planificar la esperanza, para pasar de la queja que auto-victimiza a la certeza de que es posible cambiar las realidades que nos someten. Que no todo está dicho y hecho. Que se pueden pensar alternativas. Que tenemos derecho a no resignarnos.

Los palos del miedo y de la indiferencia en las ruedas de nuestros deseos

Para poner en movimiento los grupos de reflexión que planifiquen la esperanza hay que sacar a dos de los más grandes palos de las ruedas de estos tiempos: la cómoda indiferencia y el miedo congelante. Para superar este desafío, no hay una receta fija. Podemos tener una leve sospecha de que la clave está en reconstruir las relaciones entre los vecinos, por una parte analizando las peleas "heredadas" y dejándolas a un lado. Por otra parte, hablando de nuestros problemas e ir perdiéndoles el respeto junto con otros vecinos sabiendo que la experiencia del otro puede enriquecernos. Que hablando y sacando afuera los miedos y las humillaciones, podremos comenzar a ver una luz de esperanza. Indirectamente tal vez nos dediquemos a la tarea de soñar, de proyectar un presente y un futuro diferente para nuestra comunidad de Villa Corina.

Hasta ahora muy lindo el chamuyo, ahora una propuesta

Una propuesta de acción, si es que queremos y no somos indiferentes, es recuperar, normalizar y reconfigurar la situación de la Administración Central del Complejo Habitacional de Villa Corina. Esto significa organizarse en base a la elección de un nuevo Administrador y tres Consejeros para que controlen la gestión del Administrador. No deseando que esta normalización, sea vista como un objetivo final, sino como un medio, una herramienta para -de a poquito- comenzar a tejer una forma de organización barrial, más solidaria, más justa y más participativa.



Nuestra historia personal y colectiva nos ha mostrado que la representatividad es un arma de doble filo, ya que mientras quien nos representa tenga buenas intenciones y somos todos amigos, todo sale bien. Luego, si el que nos representa desvía el camino, nos embromamos hasta la próxima elección, donde los representados volvemos a tener la ilusión de que al elegir representante, volvemos a tener el poder. De todas maneras, cuando el representante hace bien las cosas, indirectamente los representados, comenzamos a sentir que no hace falta participar.

La humilde propuesta, entonces, es cambiar un sistema de representación, por otro sistema: un sistema de participación. Es decir, estimular la participación vecinal en base a la organización colectiva para la recuperación de una herramienta representativa y viceversa.

Lo que siguen son datos, que no intentan iluminar, simplemente ir ordenando algunas líneas de acción.

El complejo está compuesto por 1690 departamentos.

La administración del consorcio es llevada a cabo por un Administrador que debe ser elegido por los habitantes de los 1690 departamentos. El mandato del Administrador elegido por los vecinos, dura 3 años. Puede ser reelegido indefinidamente. Hoy nos encontramos con una situación de irregularidad en nuestra Administración Central, ya que la última vez que se eligió Administrador, fue hace mucho más de tres años.

Supuestamente la Administración Central está intervenida a través del Juzgado Civil y Comercial Nº 2 de Lomas de Zamora.

Qué herramientas nos pueden ayudar en esta problemática barrial.

Una propuesta de acción, si es que queremos y no somos indiferentes, es elegir un nuevo Administrador y a tres Consejeros, que son quienes controlarán la gestión del Administrador.

¿Cómo lo hacemos?

Tenemos que ir preparando el camino para convocar una ASAMBLEA PLENARIA EXTRAORDINARIA. Dicha Asamblea puede ser convocada con el pedido del 35% de los propietarios. O sea que estas mateadas, nos tienen que servir para juntar (como mínimo) la voluntad de 591 vecinos propietarios. Si, si. 591. Hay que tener en cuenta que un vecino representa a un departamento.

Luego el día de la ASAMBLEA PLENARIA EXTRAORDINARIA, tenemos que contar con la presencia de por los menos la mitad más uno de 1690 propietarios, es decir: 845 + 1 = 846 vecinos.

Y con el voto de por lo menos dos tercios de esos 846 vecinos, se removería al Administrador y se elegiría nuevo Administrador y tres Consejeros. Los dos tercios de la mitad más uno serían 564 vecinos.

Ahora que sabemos esta información, sabemos que tenemos el poder para cambiar la situación. Es posible si nos juntamos y nos organizamos, no estamos haciendo nada malo, como ya se dijo, sin partidismos y en contra de nadie, para planificar la esperanza y vencer a la ignorancia y al miedo, juntos.

__

http://www.villacorina.blogspot.com

Villa Corina - Avellaneda - Provincia de Buenos Aires - Argentina - Planeta Tierra.


http://www.myspace.com/villacorina

Taller de producción musical de Villa Corina.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Seguinos por Email