Después de la tormenta, la desolación y el abandono estatal.

De: Juan Vegue

REGIÓN | EL DÍA DESPUÉS DEL TEMPORAL




2010-02-21 00:00:00

Después de la tormenta, la desolación



El relato de los vecinos de la región que debieron sacar el agua del interior de sus viviendas otra vez, tras el intenso temporal, está cargado de enojo y de angustia. La pérdida –sistemática, para muchos- de muebles y electrodomésticos reavivó el pedido de "obras para evitar las inundaciones". Las zonas más afectadas fueron el Barrio Laprida, La Loma y Santa Marta; en Lomas. Mientras que La Cumbre, en Almirante Brown, y Luis Guillón, en Echeverría, también sufrieron las consecuencias del temporal.





Alicia ve la marca que dejó la inundación en las paredes de su casa en la calle Mascardi, de Lomas, y no puede contener la angustia. El agua sobrepasó los 60 centímetros de altura; arrasó con muebles, electrodomésticos y la esperanza de que las compuertas contengan el barro y la suciedad provenientes del arroyo.

La desesperante -y sostenida- experiencia de los vecinos del Barrio Laprida generó bronca entre los residentes del lugar, que volvieron a plasmar la necesidad de que se concreten "obras hídricas".

"Estoy desesperada porque tuve que cambiar los muebles varias veces después de las tormentas. Tiré una cama con la inundación del 24 de diciembre y ahora las marcas en los roperos alcanzan los 60 centímetros, otra vez. Construí mi casa con mucho esfuerzo y trabajo, hace más de 50 años, pero ver el deterioro de las cosas me genera un profundo dolor", señaló a Info Región Rosalía Gómez, vecina de la calle Sáenz.

"Tuve que levantar los muebles y colocar compuertas en las entradas, pero nada de eso alcanzó para frenar la inundación", agregó.

Después de varias horas, los desagües de las calles lograron escurrir el líquido, pero el panorama continuó siendo igual de desolador para la gente: coches que quedaron bajo el agua, calles completamente tapadas por el barro y un nauseabundo olor que entraba por puertas y ventanas.

"En medio de la tormenta, vi como el auto de la esquina flotaba y entendí que la situación nos había desbordado a todos. Mi casa fue totalmente reformada, la hice levantar 40 centímetros para no perder mis cosas, pero fue en vano", contó Alicia Rodríguez a este medio, mientras abría las puertas de si hogar a Info Región.

"Me siento desamparada por las autoridades, no pido que me den un subsidio para comprar las cosas de nuevo, sino que busquen una solución urgente a este problema terrible que nos complica la vida a todos", añadió.

Por otra parte, los vecinos del Barrio Independencia, Santa Marta, La Loma, El Faro, Villa Rita, Las Heras, Vernet, Tres de Febrero y Mariano Moreno también sufrieron las inclemencias del tiempo.

"Lisandro de la Torre estaba tapada por el agua y nos inundamos, como tantas otras veces. Los únicos que pudieron desagotar el líquido rápido de sus casas fueron los que tienen bombas, que son una minoría. Los demás, quedamos a la buena de Dios", advirtió Gustavo Puccielo, que vive en Santa Marta.

En ese sentido, desde el Foro Hídrico de Lomas de Zamora expresaron su preocupación por las inundaciones, que son recurrentes: "No podemos seguir teniendo el agua por la cintura cada vez que llueve, no somos vecinos de segunda y merecemos tener la misma calidad de vida que aquellos que viven en el centro de Lomas. Ver el cielo nublado genera mucha angustia en los gente, y eso es inadmisible", remarcó Ary Díaz, La Cumbre, Villa Betharran y las viviendas linderas a los Arroyos San Francisco y Las Piedras, en Almirante Brown, también tuvieron que lamentar las inundaciones.

"Le rogamos al Intendente que nos de una solución porque cuando el agua de las inundaciones baja, las napas se contaminan y ese es el líquido que le terminamos dando a nuestros hijos. Se generan muchos destrozos con las tormentas, que son intensificados aún más debido a la falta de obras que frenen el agua", remarcó Juan Vegué, integrante del Foro de Brown.

Por otra parte, las calles aledañas a Fair, en Luis Guillón, también fueron castigadas por las fuertes lluvias. "No podemos salir de nuestras casas cuando llueve, tenemos que colocar compuertas y levantar los muebles. Todo lo que queda en el piso lo perdemos porque el agua arrasa con todo a su paso. Es lamentable nuestra situación, sobre todo porque es un problema que tenemos desde hace muchos años y por el que jamás fuimos escuchados", se lamentó Luisa Leño, una vecina de la zona.

Los vecinos intentan limpiar las calles tras las inundaciones
                Juan B. Vegué
Centro Ciudadano "Nuestros Barrios"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Seguinos por Email