POLEMICA EN CABA


Diario Perfil. Domingo 3 de mayo de 2009
Suplemento El observador

proyecto de un legislador de macri

Polémico negocio inmobiliario en los bosques de Palermo

Un grupo de socios de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires y los vecinos de la Asociación de Amigos del Lago de Palermo resisten la iniciativa del legislador Avelino Tamargo, quien impulsa un drástico cambio en la zonificación de 20 hectáreas de ese club para alojar allí un polideportivo con capacidad para 12 mil personas, un estacionamiento subterráneo para 1.400 vehículos y un local de comidas rápidas. Según Tamargo, el proyecto le fue solicitado por el presidente de GEBA, José Beraldi, vicepresidente segundo de Boca Juniors y amigo de Mauricio Macri. Pero Beraldi niega ese pedido.

Por Leonardo Nicosia

Intimidad. José Beraldi con Mauricio Macri en Boca, cuando Miguel Russo era el técnico.

Arboles centenarios, kilómetros de césped, el famoso lago de Palermo. El Parque Tres de Febrero es una belleza natural de la Ciudad de Buenos Aires, una de sus postales más consagradas que todos los fines de semana es aprovechado por miles de sus vecinos. Y por eso fue declarado como Area de Protección Histórica (APH), lo que significa que debe permanecer intacto.

Ahora, este espacio verde de la Ciudad podría desatar polémica. El macrismo lanzó un proyecto para que un sector del parque deje de ser una zona protegida. ¿El motivo?: construir un estadio polideportivo de última generación, cerrado, con techo y con capacidad para doce mil personas.

Pero la historia no se termina allí, porque en ese mismo predio se están poniendo en marcha otros negocios. PERFIL comprobó que se lanzó una licitación para construir un estacionamiento subterráneo de 1.400 cocheras y que se firmó un acuerdo para instalar un local de comidas rápidas.

Esta iniciativa macrista beneficia a un hombre muy cercano a Mauricio Macri. El terreno donde se quieren realizar esos emprendimientos es la sede del club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA). Esa entidad está presidida por José Beraldi, amigo del jefe de Gobierno porteño y que además ocupa la vicepresidencia segunda de Boca Juniors.

La propuesta se encuentra en un proyecto de ley del diputado Avelino Tamargo (PRO), presentado en diciembre de 2008.

“Beraldi se reunió conmigo y me pidió que lo presentara”, le aseguró el legislador a este diario. El presidente de GEBA negó que hubiera existido ese pedido y defendió su gestión (ver recuadros).

Los vecinos del barrio de Palermo se oponen a este proyecto y advierten que va a perjudicar al parque.

“Esto va a tener un impacto ambiental gravísimo, que lo hagan en otro lado porque ahí está prohibido por ley”, disparó Osvaldo Guerrica Echevarría, presidente de la Asociación de Amigos del Lago.

Un sector de los socios de GEBA tampoco está de acuerdo con estos emprendimientos. “Se va a deteriorar el medio ambiente y esto es un club deportivo, no una inmobiliaria para hacer negocios”, señaló Roberto Galeliano, vicepresidente de la entidad.

Negocios. El Parque Tres de Febrero tiene una gran extensión que supera las 200 hectáreas, es un pulmón que limpia el aire de la Ciudad y fue diseñado por los mejores paisajistas extranjeros.

Por todos esos motivos, desde 1994 está considerado como Area de Protección Histórica (APH). Esto quiere decir que su paisaje debe mantenerse tal como está. Por ejemplo, no se pueden construir edificios altos o instalar una fábrica.

El proyecto del macrismo propone que un pedazo de ese espacio verde no sea más una zona protegida.

El terreno en cuestión pertenece a una sede del club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires. Son veinte hectáreas ubicadas en un punto estratégico de la Ciudad: al lado de la coqueta Avenida Figueroa Alcorta y muy cerca de la transitada Lugones (ver mapa).

La iniciativa plantea que ese lugar debería pasar sin escalas a la categoría “E 4”. Es una clasificación que permite actividades de “cultura” y “esparcimiento”, lo que abre un abanico muy amplio para lo que se puede construir.

El proyecto de ley lleva el número 3.057, tiene nueve carillas y fue presentado por el diputado Tamargo. El texto informa que el objetivo es permitir que GEBA construya un “estadio polideportivo cubierto”.

El plan para construir un estadio no es una novedad: Beraldi lo puso en marcha el año pasado, pero después quedó paralizado.

El argumento para hacerlo fue que el club había sido elegido sede para el mundial de hockey femenino 2011 y no contaba con un lugar adecuado para la ocasión.

La compañía que ganó la adjudicación –Mibles SA– se comprometía a construir un estadio de última generación, techado y con capacidad para doce mil personas.

La empresa se tenía que hacer cargo de todos los gastos y después le tenía que pagar un canon anual a GEBA, pero a cambio, se quedaba con el estadio durante los próximos 55 años.

Los vecinos de Palermo se mostraron en contra de aquella obra.

“Se iba a construir sobre unos terrenos públicos que el club consiguió de manera fraudulenta”, señala Osvaldo Guerrica Echevarría, de la Asociación de Amigos del Lago. El caso llegó a los medios, generando algo de revuelo.

El plan original se detuvo en octubre del año 2008, después que Beraldi perdió las elecciones en el club. No pagó unos avales a la Confederación Argentina de Hockey (CAH) y la sede del Mundial se pasó a la ciudad de Rosario.

Pero ahora PERFIL revela que esta polémica iniciativa sigue en pie. “En noviembre, Beraldi nos informó que iba a seguir con la idea de construir el estadio”, señala Analía Moiguer, vocal titular del club. Y en el mes de diciembre, apareció la iniciativa del legislador Tamargo.

Más allá del estadio, el proyecto de ley quiere que la sede de GEBA deje de estar en el área de protección histórica, lo que abriría la posibilidad para que –en el mismo terreno– se realicen otros negocios que podrían afectar el medio ambiente del parque.

Uno de los emprendimientos que ya aparecieron es un estacionamiento subterráneo para autos, que se quiere construir debajo del futuro estadio. Habría que excavar para construir tres pisos de subsuelo, con 1.400 cocheras. Beraldi lanzó una licitación en enero pasado. Como se declaró desierta, podrían hacer un nuevo llamado.

El otro negocio es la instalación de un local de comidas rápidas, en la vistosa esquina sobre Figueroa Alcorta.

El club ya firmó un contrato con la empresa privada Fufeca SA, para la “construcción y explotación” de un complejo gastronómico de tipo fast food. GEBA ya cobró los 200 mil dólares de canon inicial que está previsto en ese documento. Eso a pesar de que el proyecto de ley ni siquiera fue tratado todavía por la Legislatura.

El problema es que en ese mismo lugar se encuentran las concurridas canchas de bochas del club. “Son unas de las mejores del país, se usaron para encuentros Panamericanos y los socios no pueden perderlas”, apunta el vicepresidente del club, Roberto Galeliano. Beraldi promete que va a trasladar esas canchas a otro lugar y se enoja con las críticas. “Si consigo buenos negocios para el club, ¿por qué no los puedo hacer?”.

Amigos. El proyecto de ley fue presentado por un legislador macrista y beneficia a un amigo de Mauricio Macri. En efecto, José Beraldi tiene una larga amistad con el jefe de Gobierno porteño: trabajaron juntos durante doce años en el club Boca Juniors.

Beraldi es un empresario de 52 años que maneja una importante compañía de transporte. Tiene una flota de camiones que llevan pintado su nombre en letras grandes y que se dedican a trasladar –entre otras cosas– combustibles.

Pero la actividad que más lo apasiona es el fútbol.

Cuando Macri desembarcó como presidente de la entidad xeneixe, él se convirtió en uno de los colaboradores más cercanos del ingeniero.

Sus tareas incluían asuntos delicados del club, como las operaciones de compra y venta de jugadores, que involucran grandes sumas de dinero.

Otro asunto que manejó fue la participación del club en las carreras de autos.

Sucede que el propio Beraldi fue piloto de Turismo Carretera durante 19 años. Y en el año 2005, lo convenció a Macri para patrocinar a los corredores de Top Race Ernesto Bessone y Guillermo Ortelli.

Hoy Beraldi ocupa la vicepresidencia segunda de Boca Juniors. Y se define en público como “amigo” de Macri, que ya no preside la entidad boquense, pero todavía tiene mucho peso.

“Beraldi se reunió conmigo y me pidió que presentara este proyecto”, afirmó el diputado macrista Avelino Tamargo, durante una entrevista telefónica con PERFIL (ver recuadro). Algo similar manifestó en el propio proyecto, donde señaló que “las autoridades del club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires me han acercado un proyecto que me interesa impulsar”.

Tamargo mantiene una excelente relación con Mauricio Macri, a quien suele acompañar a ver recitales de música. “Consulté con el jefe de Gobierno sobre este tema y me dijo que eso era algo que tenía que decidir la Legislatura”, expresó el legislador a este diario.

Mientras los voceros de Macri negaban cualquier relación con el proyecto, Beraldi le aseguró a este diario que nunca le pidió a Tamargo que lo presentara.

Polémica. El proyecto está levantando controversia, porque el Parque Tres de Febrero es un Area de Protección Histórica (APH) y existe preocupación por el impacto ambiental de las obras que desea hacer el amigo de Macri.

“Mi proyecto es muy bueno y no va a generar ningún problema ambiental”, se defiende el diputado Tamargo. “Los interesados en construir las obras encargaron un informe de impacto ambiental, que asegura que no se va a perjudicar el medio ambiente”, se ataja.

Pero los vecinos del barrio de Palermo no están de acuerdo con la idea. “Estamos en contra de este proyecto; nos parece una locura”, dice Guerrica Echevarría, de la Asociación de Amigos del Lago de Palermo (AALP). “El daño ambiental va a ser gravísimo, porque para construir se tienen que impermeabilizar los terrenos”, explica el conductor de esa asociación.

“Además, poner un estadio en medio de un parque significa que se va a agregar un movimiento de gente y de vehículos que va a destrozar ese espacio verde”, agrega durante una entrevista con PERFIL. “Si la Ciudad quiere tener un estadio cubierto, que lo haga en otra parte, porque ahí la ley lo prohíbe”, remata.

El proyecto apunta a que el estadio podrá ser usado por niños de bajos recursos. “Para eso no hace falta hacer un negocio millonario con la construcción de un estadio”, sostiene Galeliano, vicepresidente de GEBA y opositor a Beraldi. “Si queremos brindar ayuda social, podemos prestar las instalaciones que el club tiene ahora y de hecho lo hacemos”, afirma.

Beraldi le explicó a este diario que su idea apuntaba a mejorar las finanzas del GEBA. “La mala situación económica del club fue creada en gran parte por él, que en los últimos dos años hizo subir la deuda en más de 15 millones de pesos”, subraya Nora Martínez, vocal de la Comisión Directiva.

El proyecto se presentó hace poco y todavía falta para que se discuta en la Legislatura, pero la polémica ya está abierta.


--
Asociación Amigos del Lago de Palermo
Buenos Aires / Argentina / TelFax (0054 - 11) 4903-6133 / 4772-2333
Miembro de APEVU Asamblea Permanente por los Espacios Verdes Urbanos
ReNAcE Red Nacional de Acción Ecologista
CoPE Consejo de Planeamiento Estratégico de la Ciudad de Buenos Aires
queremos buenos aires - alternativa para el Área Metropolitana en emergencia





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Seguinos por Email