MORÓN- IMPUESTAZO- A SABBATELLA NO LE CIERRAN LOS NUMEROS


IMPUESTAZO EN MORÓN
A SABBATELLA NO LE CIERRAN LOS NÚMEROS


La suba desmesurada de las "Tasas de Servicios Generales" en el distrito de Morón, que según algunos especialistas supera en algunos casos el 50%, fue para los vecinos el tema más preocupante en el transcurso del mes de enero. No son pocos los que imaginan que por esa escalada impositiva el cercano marzo podría convertirse en un mes muy caliente. Los vecinos plantean juntar 10.000 firmas en protesta por el impuestazo para entregar en mano al gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, quien no tiene ninguna simpatía por el jefe comunal de Morón, Martín Sabbatella, autor intelectual de la inconsulta medida.

En todos los lugares, el aumento de las tasas se convirtieron en el comentario principal; fue el tema que sobresalía sobre otros flagelos que inquietan a la población, como la desocupación y la inseguridad. En todos los lugares donde se agrupan o se reúnen los vecinos, tanto en los centros de jubilados, las sociedades de fomento o en los negocios barriales donde se realizan las compras diarias, se repudió el fuerte impuestazo que estalló en los sufridos bolsillos de los contribuyentes.
La medida también se hizo sentir en los lugares de mayor poder adquisitivo, en especial en aquellos barrios donde Sabbatella se impuso en las últimas elecciones en forma holgada. En los primeros días de diciembre el jefe comunal envió en proyecto de aumento de las tasas al Concejo Deliberante, donde se aprobó en forma unánime con el voto de los concejales y mayores contribuyentes. Participaron en esa votación los integrantes de Nuevo Morón, Frente para la Victoria y la Coalición Cívica.
De todo eso se desprende que un intendente, 24 concejales y 24 mayores contribuyentes, decidieron la suerte de 350.000 personas. Un despropósito. Decidieron, votaron y se fueron.
El deliberativo estuvo cerrado durante todo el mes de enero y el intendente se fue de vacaciones a Costa Azul una playa que se encuentra a 50 kilómetros de Montevideo, poniendo distancia a los ácidos humores de los moronenses. Algunos vecinos armaron una cadena de mensajes por Internet en repudio a la desafortunada medida.
Sabbatella es el viajero más viajado —valga la redundancia— de la Argentina. En ese rubro es insuperable. A comienzos de noviembre estuvo en Bélgica acompañado de Sergio Zurano y Fernando Torrillate, entre otros. A fines de ese mismo mes estuvo en Francia con Zurano y con Diego Spina. A mitad de diciembre viajó a Montevido para participar de un encuentro de Mercociudades. Y esta que hacemos es tan sólo una breve reseña.
Por cierto que en todas las ocasiones los gastos corren a cargo de los desprevenidos contribuyentes.
Los vecinos de los barrios San Juan, San Francisco, Patagones, Blanco, se quejan de la falta de obras de infraestructura que modifiquen la vida de todos los días. Señalan que la administración Sabbatella construye calles modelos pero nada hace por ellos. Sienten que están abandonados y señalan amargamente que cada dos años, "cuando se acercan las elecciones, tenemos a los que nos gobiernan en la esquina o en la puerta de casa prometiendo lo que luego no cumplen".
El presupuesto del año 2007 fue de 190 millones de pesos, mientras que el del año en curso trepa a 232 millones de pesos, por eso no son pocos los que aseguran que el aumento de las tasas es para cubrir el rojo de la administración municipal. Un rojo que sería un agujero negro en el "transparente" gobierno de Martín Sabbatella. Si así fuera el déficit sería de alrededor de 40 millones de pesos, aunque no son pocos los que señalan que la cifra sería más importante.
En el presupuesto aprobado en los últimos días de diciembre, es decir el que será ejecutado en el año en curso, no está contemplado el aumento de los salarios para los trabajadores municipales, lo que sí está figura en los presupuestos de los distritos vecinos como Ituzaingó y Hurlingham.
Sabbatella tan sólo se ocupa de los sueldos de su planta política, pero se olvida de los que tienen menor poder adquisitivo, que son aquellos que no adhieren a su partido Encuentro por la Democracia y la Equidad. En Morón sur hay dos obras que los vecinos vienen pidiendo desde hace años, que son los Aliviadores Santo Domingo y Santa Catalina, que pondrían fin a las inundaciones de los alrededores de la calle Patagones. El agua ingresa por Don Bosco y crea zozobra a la gente que vive en el barrio, pero las autoridades municipales miran para otro lado.
Otro lugar conflictivo es la Cuenca Boquerón que se encuentra al 1000 de la calle Boatti. Cuando llueve el agua sube más de medio metro y se introduce en las casas, pero nadie hace nada. Hacen cuadras modelos, pero se olvidan de los sufridos vecinos. Otros piden la limpieza del Aliviador Casullo la finalización del Aliviador Quintana, además solicitan que los días de lluvia se corte el tránsito para que se eviten las olas que hacen más dramática la situación.
Contribuyentes que viven en los alrededores de la Plaza San José en Morón sur, tienen serios problemas con las napas, por ese motivo no hace mucho visitaron el deliberativo para clamar por una solución. Portaban carteles que decían: " Nos estamos ahogando, basta de mentiras". Algunos de los argumentos de los indignados vecinos eran los siguientes: " Ustedes porque no tienen agua adentro de sus casas no entienden los que nos pasa. Queremos una respuesta ahora". Una vecina decía: "Tengo agua adentro de mi casa. Los muebles están destrozados ¿ Qué hago?". Otra señalaba: "Todas las semanas debemos pagar $70 para destapar el pozo ciego. Se va el camión y ya está inundado de nuevo". ¿Servirá el aumento de tasas para solucionar todos estos problemas?
Los vecinos de Castelar norte, una zona donde Sabbatella tiene el voto fácil, siguen siendo engañados por la "transparente administración". Viven dentro de un cuadrilátero conformado por las calles Zapiola, Arredondo, Santa Rosa y Crisólogo Larralde. En el mapa puede contarse una importante cantidad de manzanas, siendo su punto crítico frente a la iglesia Sofía Barat. El 1º de marzo del año pasado la tormenta causó destrozos en la casa de muchos vecinos, además de calles inundadas. Asimismo, el transporte público quedó impedido de circular por las olas que generaba y las líneas telefónicas quedaron fuera de servicio. Hubo largos cortes de energía, aguas adentro de las viviendas y mobiliario destruido, sin contar la pérdida de mercadería de los negocios.
Un caso curioso. Sabbatella asumió en 1999, pero recién lo visitó al ex gobernador Felipe Solá el año pasado, para pedirle la obra imprescindible: el Zanjón Martínez, que hubiera puesto punto final al problema de los vecinos, pero nunca se preocupó. Tardó 8 años en llegar a la ciudad de La Plata.
Los vecinos deben saber que cuando se inicie la obra, si no llueve durante dos años a fin del 2009 puede llegar a Sarmiento y Los Indios. La obra comenzará en la desembocadura del Arroyo Morón, atrás del Barrio Atepam, es decir de Hurlingham hacia Morón y luego hacia Ituzaingó donde comienza el Zanjón Martínez. La obra le cuesta al gobierno provincial 34 millones quinientos treinta y cinco mil pesos ochocientos setenta pesos con 20 centavos, pero por la demora seguramente la cifra será mayor.
Si se juntaran 10.000 firmas que es el objetivo que se han impuesto los vecinos, sería la primera vez que en el distrito se logra una convocatoria tan importante. Sucede que la medida ha causado mucha indignación pues se instrumentó aprovechando los meses de verano y en forma sorpresiva, porque durante la campaña electoral el partido gobernante en ningún momento anunció el desmesurado aumento. Por lo que indican fuentes confiables el otoño podría ser conflictivo y caliente para la administración Sabbatella. Los vecinos tienen la palabra.

Roberto Cuzzani

FUENTE: Seprin

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Seguinos por Email