VICENTE LÓPEZ-LA LUCILA- VAPORES TÓXICOS IRRITANTES.


La Lucila, 25 de enero de 2008

En mi casa y mi jardín me están envenenando y molestando desde hace mas de veinte días concentraciones muy altas de vapores irritantes que pueden ser venenosos, inflamables, explosivos. Pueden causar la muerte o incapacidad.
Me causan dolor en nariz, paladar, garganta, tráquea, pulmones, ojos y oídos. Aturdimiento, sofocación, lágrimas. Tos, nauseas, congestión pulmonar, insomnio, dolor al respirar, alteración del olfato. Al principio estos males duraban unas horas después de irme de mi casa, hoy han durado mas de 20 horas, espero que no sean permanentes.
Hace pocos días murieron mas de diez peces grandes en el estanque, posiblemente por estos vapores, esto no sucedió nunca antes.

La concentración de los vapores varía mucho según el momento y el lugar, a veces es casi imperceptible, a veces insoportable mente concentrada, sofocante, dos veces fue así a las 3:30 y las 5:30 de la mañana, tuve que abandonar la habitación.
Ya casi no quedan lugares en la casa y el jardín donde respirar no cause dolor en la garganta, los ojos y los pulmones después de respirar por unos minutos. Quiero defender mi derecho al aire puro, sin venenos, sin olores molestos.
Todo esto empezó hace unos veinte días, nunca había sucedido antes desde que nos mudamos a esta casa en 1976.

Es negligencia criminal y violación de la ley de residuos peligrosos el volcado de cantidades grandes de sustancias que dan vapores que pueden ser venenosos, inflamables, explosivos, irritantes, entre otros: barnices, solventes, pegamentos, impermeabilizantes, funguicidas, protectores de madera (una marca es Pet) removedores, ácidos, pinturas sintéticas, detergentes, cientos de productos. Muchas veces se tiran mezclados en desagües, cañerías, alcantarillas, drenajes, volquetes, en patios o en la tierra, o se ponen en baldes y tachos sin tapar, Esas mezclas muchas veces dan vapores venenosos que pueden causar leucemia y otros tipos de cáncer, daños permanentes en riñones, hígado, ojos, pulmones.

Estudié química general, orgánica y biológica, el olor de los vapores es dulce, como cáscara de banana, y picante, muy fuerte, me recuerda al tolueno (puede provocar infartos y daño en hígado y riñones), acetona, cloroformo, xilol (puede causar leucemia y otras formas de cáncer), acetato de etilo, yodo. También hay olor ácido, puede ser ácido clorhídrico (muriático) o sulfúrico que son corrosivos para los tejidos vivos.

Posible origen de los venenos
Muchos empleados de obras son gente de campo que no sabe que está usando materiales venenosos. Otros saben que están usando venenos, pero no les importa, los derrames pueden ser accidentales o no.

Se transforman áreas residenciales en industriales por varios años por la sucesión de obras de demolición y construcción muy juntas. No es por nada que se dice “la industria de la construcción”. Se dan permisos de demolición y de obra sin controlar lo suficiente lo que se hace. Hay mas de seis obras por manzana, en un radio de 100 m desde mi casa hay mas de 15 obras. Es algo que debe controlarse y limitarse. Es una agresión a la salud y a la tranquilidad de todos, vecinos y operarios, por cantidades muy grandes de vapores tóxicos y polvo y ruidos fuertes constantes. Contaminación muy alta, química, auditiva y olfativa.

Debajo de la calle San Lorenzo donde está mi casa hay un caño de 2 m de diámetro desde el acceso norte hasta el río, alguien puede estar volcando en ese caño tóxicos que se evaporan y entran en mi casa.

Puede haber actividades no declaradas que usen sustancias que dan vapores venenosos, por ejemplo construcción de barcos de fibra de vidrio, y me han dicho (no lo he investigado) que hay fábricas de droga disimuladas en casas de familia, que usan mucha acetona, cloroformo y ácidos.

Muchas de las autoridades a quienes denuncié el problema insisten con que es difícil determinar de donde viene. Entonces, ¿por eso van a dejar que me muera envenenado o quede disminuido? Nadie trajo aparatos para detectar el contaminante. ¿Tengo que investigarlo yo, que estoy aturdido y con falta de sueño por respirar esos vapores? Esa investigación no es mi profesión, no sé como hacerlo, no puedo pagar técnicos.

Ha habido una insistencia desesperante en negar de todas las formas posibles que me estoy envenenando y la posibilidad de detenerlo. Me dicen:

- No se puede detener,
- No se puede hacer nada
- No pueden intervenir
- No es nuestra jurisdicción
- Solo podemos intervenir en industrias
- No es delito
- en la edificación no hay tóxicos, solo cemento, agua y cal. Pero hay, entre otros: barnices, solventes, pegamentos, impermeabilizantes, funguicidas, protectores de madera (una marca es Pet) removedores, ácidos, pinturas sintéticas, detergentes, cientos de productos que producen vapores dañinos.
- es olor a humedad o a cerrado!
- Exigen que yo sepa de donde viene y que es, que yo denuncie a una industria! Yo no puedo investigar de donde viene ni que es, se que está, por el dolor en ojos, garganta, paladar, pulmones, mareo, náusea, aturdimiento, olor, soy víctima!
- Me preguntan si a los vecinos les pasa lo mismo. ¡Me pasa a mí! No puedo obligar a los vecinos a decir ni hacer nada.

Lo seguro es que en mi casa y mi jardín me están envenenando y molestando desde hace mas de veinte días concentraciones muy altas de vapores irritantes que pueden ser venenosos, inflamables, explosivos,
- que vienen de afuera, no se de donde, pero se que están y que me están dañando, a veces es como estar adentro de una fábrica todo el tiempo,
- que alguien está volcando cantidades muy grandes de sustancia dañinas en desagües, alcantarillas, patios, techos o en la tierra, o los tiene en bandejas o recipientes destapados o mal tapados, o está pintando o rociando superficies muy grandes de paredes, maderas o lo que fuera con esas sustancias, o està quemando residuos tòxicos,
- no puedo dormir bien, no puedo tener tranquilidad
- yo no los puse y no vienen de mi casa.
- Me dicen que hay que ventilar, pero afuera también están los gases venenosos, y si siguen tirando sigue habiendo, por mas que ventile. Tuve que escaparme de la casa, dormir en un colchón en un cuartito que hay en el jardín, donde hasta ahora hubo menos concentración de vapores venenosos.

Ricardo Barbetti
San Lorenzo 874, La Lucila, partido de una Vicente López
Tel 4 799 3455

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Seguinos por Email